Search
  • #guíaparasalirdelpaís

Benito Fernández - Un Inmigrante Ejemplar



Si eres venezolano y vives en Austin, lo mas seguro es que has escuchado hablar de Benito Fernández y su esposa Omnia. Benito es uno de los fundadores de la Asociación de Venezolanos en Austin, organización baluarte de la comunidad venezolana de Texas que opera hace más de 20 años. Además de su trabajo de promocionar y celebrar la cultura venezolana en la capital de Texas, Benito es una persona fascinante; reconocido ingeniero, investigador y profesor de la Universidad de Texas en Austin, pionero en el área de Mecatrónica


Benito es oriundo de Barquisimeto, Venezuela, aun cuando creció en el pequeño pueblo colonial de Yaritagua, estado de Yaracuy. Sus padres son de la mítica Galicia, España; formaron parte de la gran comunidad de gallegos que emigraron a Venezuela, muchos de ellos huyendo de la Guerra Civil Española y del régimen dictatorial de Franco.

Luego de obtener su bachillerato en Yaritagua, Benito decidió aplicar para estudiar Ingeniería Química en la Universidad Simón Bolívar en Caracas, fundada en 1967 y recién iniciando la carrera para ese entonces.


Desde sus comienzos de la carrera, Benito logró destacarse dado su pasión por el trabajo, su inteligencia y raciocinio, colocándose como uno de los mejores de su clase. Una vez terminado su pre-grado en Ingeniería Química, Benito decidió expandir su visión como ingeniero y aplicó al Imperial College de Londres, ya que en Venezuela no existían doctorados en Ingeniería en esa época. Meses antes de viajar a Inglaterra a estudiar, con una beca en mano y todo ya arreglado para su partida, la vida de Benito cambió al conocer a un profesor de la prestigiosa escuela MIT de Boston, que visitaba la Universidad Simón Bolívar y se había impresionado del trabajo de Benito. Tanta fue su impresión que le pidió abandonar sus planes de irse a Londres y dedicarse a trabajar y estudiar con él.



En Boston, Benito tuvo el chance de complementar su carrera estudiando Ingeniería Electrónica e Ingeniería Mecánica, dado su interés en combinar disciplinas, algo que para ese entonces era muy poco visto. Es de esta manera que Benito empieza su pasión por lo que ahora es conocido como la Mecatrónica, una combinación de mecánica y electrónica, que se ha convertido en una de las disciplinas de ingeniería más importantes últimamente, dado que la mayoría de los equipos que anteriormente eran netamente mecánicos, desde autos hasta refrigeradoras, ahora contienen componentes electrónicos y hasta están conectados al internet.


Después de lograr su doctorado en MIT, Benito se mudó a Texas e inició su trabajo con la Universidad de Texas A&M, para después transferirse a la reconocida Universidad de Texas en la ciudad de Austin donde ha permanecido por más de tres décadas. Benito ha logrado establecer en Austin una hermosa familia junto su esposa Omnia, quien es también venezolana; son padres de dos hijos, Alejandro y Angelo, los cuales se han destacado en el área de emprendimiento, mercadeo y comunicaciones. Angelo es actualmente el Vice-Presidente de AVA, la organización que su padre fundó veinte años atrás; tanto él como su hermano, crecieron siempre conectados a la cultura venezolana y a su gente.




Actualmente, Benito dedica la mayor parte de su tiempo a la investigación, al igual que al emprendimiento, comercializando las diferentes tecnologías que ha desarrollado a través de los años que ha pasado en los laboratorios de Austin, Texas. Junto a su hijo Alejandro, Benito fundó una compañía llamada The Whisper Company, la cual se enfoca en ofrecer soluciones a los diferentes problemas que existen en el área de seguridad cibernética. Uno de los primeros productos creados por The Whisper Company es un dispositivo que se conecta al teléfono inteligente, que protege las conversaciones y el intercambio de información; una herramienta que puede ser de gran ayuda para muchas personas que necesitan salvaguardar el contenido de sus comunicaciones, como políticos, periodistas, abogados y otros. Los planes de Benito y su hijo son extensivos, ellos están convencidos de que el trabajo que están desarrollando actualmente, podría beneficiar a millones de personas, y ayudar a hacer nuestro mundo más seguro, especialmente ahora, que nuestra vida depende tanto de las transacciones que llevamos a cabo a través del internet.


Benito es ciertamente un inmigrante ejemplar, es una persona que no sólo ha contribuido a la sociedad americana - tanto en el área de investigación como en la educación de miles de estudiantes que han pasado por sus clases- sino también, alguien que ha logrado mantener siempre un fuerte vínculo con su país y brindar una mano a cientos de compatriotas que han emigrado hacia Texas. Lee abajo una pequeña entrevista que tuvimos con Benito, y asegurate de ver los videos adjuntos en la página, que contienen pedazos en video de nuestra conversación.



Sea.Legal: ¿En tu opinión, y tomándome la libertad de generalizar, cuáles son las fortalezas y debilidades del venezolano/a? Aún más importante, ¿Cuál es el impacto que tu crees que estas fortalezas y debilidades tienen en el venezolano/a que está en proceso de emigración e integración en a la sociedad americana?

Benito: Hay dos cosas que me vienen a la mente.

La primera es la familia como centro de nuestras vidas. Somos de familia y nos ayudamos, estamos pendientes de donde están nuestros hijos, cómo les va, como los podemos ayudar. Esto se transfiere al trabajo, donde nos preocupamos por nuestros compañeros y jefe.

La segunda es la creatividad. Siempre digo en broma que a los venezolanos nos gusta la pachanga y por eso somos creativos para ver cómo hacer nuestro trabajo de una forma más eficiente, para tener más tiempo para disfrutar. Estos a veces choca con parte de la población americana que están acostumbrados a hacer lo que le dicen y como le dicen. Ellos lo ven como soberbia e inconformismo.


Sea.Legal: A veces oyes que dicen que el mundo académico vive un tanto aislado del mundo “real”, ¿qué opinas al respecto?

Benito: La respuesta no es blanco o negro. Hay de todo. Mi experiencia, en ingeniería, es que estamos completamente integrados con la realidad. Hablamos, discutimos, estudiamos, diseñamos sistemas reales de la actualidad. Ingeniería se considera como el uso con propósito de la ciencia. Se aplica a problemas del mundo que trascienden fronteras y clases sociales.


Sea.Legal: ¿Crees que tu experiencia como inmigrante ha sido marcada por el hecho de que siempre trabajaste en el área de investigación dentro de una Universidad? ¿En otras palabras, que hubiese sido de ti si no hubieses dedicado tu vida a la investigación académica?

Benito: Yo tuve experiencias en la industria y a lo largo de mi vida académica siempre visité la industria y traté de resolver sus problemas. Nuevamente, ingeniería aplica la ciencia con el propósito de resolver problemas de la industria. Desde que estaba trabajando en mi doctorado en MIT, siempre tuve un espíritu emprendedor. Desde 1988 que inicié mi primera compañía con compañeros en MIT, he creado 4 compañías hasta el 2017.

Cuando me retiré de UT empecé a trabajar en la comercialización de tecnología desarrollada en la universidad. Creé con mis estudiantes y otro profesor dos compañías. Creo que de no haber sido profesor hubiese hecho algo similar.


Sea.Legal: Existen muchísimos ingenieros (y otros profesionales) venezolanos que se han tenido que ir de su país y que ahora están en los US trabajando en otros trabajos lejanos a su profesión, como en construcción, chofer de Uber, simplemente por no saber hablar inglés. ¿Como crees tu que estas personas puedan volver a trabajar en lo que alguna vez hicieron? ¿Existe alguna organización de ingenieros, por ejemplo, que tu conozcas, que esté ayudando a esta gente?

Benito: El inglés es algo que se aprende rápido si como ingeniero no lo aprendieron en la universidad. Aquí, para ejercer como ingeniero hay que certificarse como ingeniero profesional (PE). Esto lleva tiempo. Yo creo que esos otros trabajos son temporales, mientras llegan a entender el sistema y a cómo entrar en el mercado laboral como ingenieros. En Austin en particular hay mayor demanda que oferta.

Es conocido que el 80% de las personas trabajan en un área que no estudiaron. Eso incluye ingeniería. Muchos terminan trabajando en algo que les gustaba y hubiesen querido desarrollar como carrera alternativa. Conozco ingenieros que siempre les gustó programar y eso es lo que hacen hoy. Otros terminaron de cocineras o pizzeros. Otros en construcción, como mecánicos, electricistas, contratistas, etc.


Sea.Legal: - Háblanos del trabajo de Whisper Company en términos simples, ¿Como le explicarías a un niño de 12 años lo que estás investigando y creando con tu compañía en estos momentos?

Benito: Hacemos productos y proveemos servicios para que la comunicación electrónica sea segura. Que su información sea privada si así lo desean y que van a ser los dueños de su información. Evitamos de que hackers no puedan ver sus mensajes o información.


Sea.Legal: Qué es lo que mas te gusta de trabajar con tu hijo en the Whisper Company? ¿Siempre pensaste que algún día estarías trabajando con él, o fue algo que surgió por casualidad?

Benito: Siempre le dije a mis hijos que trataran de conseguir algo que complementara sus especialidades. Creo que mi espíritu emprendedor se los transmití desde niños. Ambos empezaron a trabajar en startups desde que estudiaban en la universidad. Sus primeros trabajos después de graduados fue en startups. Hace como cuatro años mis dos hijos trabajaban en la misma compañía y yo efectúe consultoría en esa compañía durante el verano. Cuando comencé The WhisperCompany, necesitaba a alguien con la experiencia de Alejandro y naturalmente lo invité a que trabajara conmigo otra vez.



@sealegal

FB.jpg

@guiaparasalirdelpais

(737) 808-4160

(866) 586-5513 FAX

3305 West Slaughter Lane, Second Floor,
Austin, Texas 78748